Preparación de muestras para observar en el microscopio

La preparación de muestras para el microscopio es un paso de observación considerable. El preciso proceso de preparación siempre es dependiente de la muestra y debe tomar en cuenta la naturaleza de los datos a observar.

Para hacer esto, necesita entender si está viendo una muestra viva o muerta, si quiere ver la muestra completa o solo un corte, y si debe emplear sombras para resaltar una característica particularmente.

También es sustancial comprender cuánto tiempo observarás, puesto que esto determinará si es necesaria una prueba de hidratación para evadir la deshidratación.

Cuando sepamos las respuestas a estas cuestiones , podemos preparar una muestra con el contraste adecuado para ver las características y detalles que nos atraen.

Aparte de un óptimo entrenamiento, asimismo es sustancial tener un microscopio con el incremento primordial para observar los datos en cuestión.

Materiales necesarios para la preparación de muestras

Lo primero que hay que hacer antes de elaborar una muestra es asegurarnos de que tenemos todos y cada uno de los materiales que necesitamos. Esto siempre incluye hojas y hojas. Dependiendo del género de muestra, también se tienen la posibilidad de requerir pinzas.

En la mayoría de los casos , necesitaremos una pajita y posiblemente un tinte y papel absorbente para hidratar la muestra.

  • Portaobjetos: Es una pequeña parte de vidrio con un grosor de aprox. 76 x 26 mm y un espesor de 1 a 1,5 mm. Su función es servir de soporte a la muestra, debido a que es allí donde ubicamos la muestra que deseamos observar.

Es sustancial llevar cuidado con la hoja debido a que sus bordes afilados a veces tienen la posibilidad de causar cortes. Hay corredores con curvas en el suelo para evitar lesiones.

Hay 2 tipos de diapositivas. Muy comúnmente, lo mismo en ambos lados. Estos portaobjetos son adecuados cuando no se requiere una cantidad específica de agua para sumergir la muestra.

Asimismo hay toboganes con cavidades cóncavas, asimismo llamados toboganes excavados. Estos portaobjetos retienen más líquido y retienen la humedad de la exhibe durante más tiempo. Asimismo son adecuados para poder ver muestras más grandes y no necesitan superposiciones en la primera plana.

  • Cubreojos: Es un pequeño trozo de vidrio que es más pequeño que un portaobjetos de vidrio. La laminilla tiene forma cuadrada con un lado de 18 a 20 milímetros y un espesor de 0,13 a 0,17 mm.

Debido a su espesor extremadamente bajo, el revestimiento es extremadamente frágil y, entonces , debe manipularse de forma cuidadosa.

El propósito de la cubierta de vidrio es sostener la exhibe en su lugar y cuidarla de una viable contaminación. También es una medida de protección para evadir que la lente de la lente entre en contacto con la exhibe.

Comúnmente se añaden unas gotas de agua a la muestra a lo largo de la preparación de la exhibe. Ubicar una tapa de vidrio sobre estas gotas de agua ablandará el líquido y facilitará el enfoque en el plano de muestreo.

  • Pipeta: Es un instrumento de laboratorio con el que se puede medir y dispensar un líquido con gran precisión. En el campo de la microscopía, se usa para añadir una cantidad suficiente de líquido a una exhibe para su hidratación o bien simplemente para añadir una cantidad limitada de líquido de una muestra a un portaobjetos.
  • Tinte y papel absorbente: Los tintes se utilizan en procesos de coloración que se prueban con los siguientes derechos que de otra manera continuarían visibles. Existe una gran cantidad de técnicas de coloración y derechos propios, cada una depende del ejemplo de ejercicio.

Preparación fría

Esta última preparación es ideal para observar microorganismos o tejidos.

  • En cuanto a la fijación de la sonda, coloque unas gotas de agua destilada o bien solución salina en el portaobjetos y después utilice unas pinzas para colocar un fragmento de la sonda.
  • Sostenga el cubreobjetos en ambos lados y ponga el otro lado del portaobjetos de modo que caiga en un medio ángulo de 45 grados.
  • Si cae alrededor del cubreobjetos para evadir que gane virtud, se puede quitar con toallas de papel.
  • Las preparaciones frescas retienen la humedad durante un período de 30 minutos.

Preparación seca

La preparación seca es perfecto para muestras que no tienen una guía de suministro de fluido. Esto quiere decir que el cabello , los granos de polen, las esporas, las muestras de plantas, los insectos, etc.

  • Si la prueba de la sonda es opaca, lo primero que hay que hacer es recortar una sección delgadísima de la sonda. La visión se puede ver con luz transmitida mediante un microscopio.
  • Tenemos la sección que escuchamos en el centro del portaobjetos usando unas pinzas. Si la sonda tiene un volumen personal, también se tiene dentro un portaobjetos de microscopio con una cavidad cóncava.
  • Para mantener la sonda en su lugar , la cubrimos con un cubreobjetos. Asimismo evita que la lente coloque la sonda si comete un error al manipular el microscopio.
  • Las muestras secas son beneficiosas en el momento en que hay problemas de deshidratación y están listas para una mejor visualización.

Preparación con tinte

Existen diferentes estados para aplicar el tinte, que son diferentes para diferentes tipos de muestras

Cuando tengamos una exclusiva sonda, tenemos la posibilidad de utilizar un tinte como este:

  • Ponemos unas gotas de la mácula en uno de los bordes del cubreobjetos.
  • Ubicamos papel absorbente en el lado expuesto del cubreobjetos para forzar el tinte por medio de la sonda.
  • Cuando la muestra ha absorbido el tinte, retiramos el papel absorbente.
  • Se muestran los tonos de color. Hay tintes de diferentes colores y propiedades que forman parte a distintos géneros de muestras.

Muestras preparadas

El propósito primordial de la preparación de la muestra es asegurar la exhibe de una viable degradación y pérdida de características a lo largo del período de observación.

En algunas ocasiones , la exhibe necesita alguna proporción de hidratación y solo se puede almacenar durante unos minutos en las condiciones adecuadas. En el caso de muestras secas, la preparación puede mantenerse sin cambios durante años y regresar a observarse si es requisito.

Hay métodos para recomponer y mantener otros géneros de muestras a fin de que no tenga que sostenerlas hidratadas si desea seguir observándolas.

Estos tipos de muestras se pueden comprar en su estado preparado y son especialmente útiles con objetivos académicos.

Las muestras preparadas generalmente contienen muestras de artículos que de otra manera serían bien difíciles de conseguir. Por poner un ejemplo , tejidos animales, células, bacterias, etc.

Al darnos muestras preparadas profesionalmente, nos ahorramos los aburridos procesos que serían precisos para una observación. Estos géneros de muestras son idóneas para acceder a visualizaciones que deben prepararse con equipo de laboratorio profesional y, a menudo, son inaccesibles para los novatos apasionados.